A San Antonio le falta un tornillo

Foto Adolfo Osorno

Por Adolfo Osorno/

Yo, la verdad, no entiendo porque querría uno vivir en un lugar repleto de subidas y de perros sueltos.

Al barrio San Antonio de Cali le falta un tornillo, eso se lo puedo asegurar. Si te hablan del barrio más antiguo de una ciudad, pensarías que va a ser un barrio enroscado, donde casi nadie sale a la calle, con muchos restaurantes y oficinitas por ahí regados. Un barrio mas papista que el Papa.

Pero no, en San Antonio pasan muchas cosas, más de las que uno podría imaginar que pasan en un barriecito de casas con techos altos y ventanas de hierro oxidado.

Hay un viejito medio chocho que colecciona cosas cucas. Tiene una tiendita, en ella venden marranitas y empanadas. Ponen salsa para que bailen los muchachos. Venden cerveza y se habla carreta.

Dos perros cuidan el parque que sirve de recostadero para parejas que se quieren decir cosas lindas luego de un par de chuzos de pollo, unos aborrajados y unas tostadas. No falta el que le mezcle el huevo cocido extra-duro por ahí. El primer perro se llama Tony, blanco como las casas. El segundo no tiene nombre.

Si usted se sienta en un café donde todo tiene precio, seguramente está en San Antonio, en un lugar donde todo se vende, desde la tacita donde te tomás el tinto hasta el enorme cuadro que parece de Velásquez.

El bochinche trajo a nuestros oídos que hasta Cerebro el inagotable mulato protagonista de El vuelco del cangrejo tiene su restaurante en el barrio.

Una cantidad increíble de gringos camina por el barrio, preguntando dónde queda algo generalmente. Las gringas, con sus pantalones anchos y sus tatuajes feos que no significan nada, te hablan un ratico y luego se van.

En las casas viejas parece que hubiera otro piso térmico, el aire circula mucho más. Nadie puede darse una siestecita, alguna vez lo intenté, en la casa de Maria del Mar Velasco, me desperté al otro dia. Uno duerme mucho si está tranquilo.

El barrio esta cerca de todo, aquí todo comulga, aquí se representa Cali de verdad, la comunión del rico con el pobre, del hippie con el ingeniero, del viejo con el joven, del indio con el blanco y del artista con el pseudo-intelectual, es un caldo de cultivo para que este barrios, a pesar de sus subidas altas y sus perros sueltos te hagan decirle a tus amigos ve, yo quiero vivir en San Antonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *